TRUMP4

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para cambiar su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén generó una ola de protestas en Palestina que este viernes dejó un saldo de dos muertos y más de 300 heridos.

Palestina se opone a la decisión del mandatario, debido a que reclaman Jerusalén Oriental, ocupada y colonizada por Israel desde la guerra de 1967. Los israelíes reclaman toda la ciudad para ellos; sin embargo la comunidad internacional no reconoce ambas posiciones y buscan que exista un consenso entre ambas partes.

El camino a una guerra santa

El internacionalista Miguel Ángel Rodríguez Mackay explicó a RPP Noticias, que la decisión de Trump exacerbará los extremismos en oriente medio y que el primer ejemplo de esto son las manifestaciones por los ‘Tres días de ira y rabia popular’ que convocaron las autoridades árabes el miércoles pasado.

“Este es el camino hacia una guerra santa. Evidentemente los grupos como Hamas van a adoptar una actitud más extremista tras la decisión de Trump y los misiles que lanza Israel no son de ayuda porque vulneran el status quo de ese territorio. Incluso el Estado islámico que está en contra de Hamas podría aprovechar esta coyuntura, para arremeter en todo lo que tenga que ver con occidente y Estados Unidos”.

La política del cangrejo y postura de la ONU

Rodríguez Mackay dijo que con esta declaración el mandatario va en contra del rol de mediador que ha tenido Estados Unidos y que confirma su “política del cangrejo”, oponiéndose a lo que la comunidad internacional acepta.

“Este es un despropósito por parte de Trump y revela su política del cangrejo, porque corona una posición estadounidense contraria al sentido donde va el mundo, como lo hizo al salir del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), al negarse a firmar el acuerdo por el cambio climático y al colocar muros en sus fronteras”.

El internacionalista agregó que la comunidad internacional tendrá que demostrar que está en contra de la decisión del mandatario estadounidense y que se tendrán que tomar medidas desde la ONU.  “El secretario general de la ONU, António Guterres, tendrá que dar la talla para disociarse de la postura estadounidense que está alterando el eje de ese organismo”.

Inestabilidad en Medio Oriente

Para el internacionalista Gabriel Ben-Tasgal la decisión de Trump podría significar el fin del proceso de pacificación en Medio Oriente, debido a que los países de la región ya expresaron su rechazo a la postura estadounidense.

“Lo que está haciendo el presidente es intentar que el mundo se adecúe a una decisión que él ha adoptado sobre Jerusalén. Quienes están en contra de todo esto, los países árabes por supuesto. Turquía ha amenazado que romperá relaciones con Israel si se da esto. También está en contra del Vaticano que cree que la zona cristiana tiene que estar en manos de los cristianos y por tanto se opone a que judíos dominen los lugares santos del cristianismo”, dijo a RPP Noticias.

Conflicto religioso y ola de violencia

El analista dijo que el conflicto entre Israel y Palestina es netamente religioso, pues desde que está bajo control de los judíos ha adquirido una santidad que no es reconocida por los árabes, para quienes esta ciudad no representa nada dentro del Corán. Agregó que la mayoría de conflictos que han sucedido en esta región en los últimos 20 años están relacionados a Jerusalén.

“Actualmente los acuchillamientos y los atropellamientos que hay en la ciudad es porque se difunde por los medios palestinos que se quiere destruir la Mezquita de Al-Aqsa, todo es religión y todo ronda alrededor de Jerusalén”.

Respecto a la posibilidad de que la decisión de Trump pudiera generar un incremento en los ataques terroristas a nivel mundial, Ben-Tasgal comentó que es factible debido a lo que significa el territorio para los árabes. “Sin duda esto puede iniciar una ola de violencia sería una especie de guerra de baja intensidad y no tengo la menor duda de que Israel puede encender y va a encender atentados terroristas”.

FUENTE http://rpp.pe