El pentacampeón argentino de surf, Martín Passeri, sorprendió a todos cuando en el Campeonato Nacional disputado en Mar del Plata, decidió cumplir el sueño a un discapacitado que siempre soñó con practicar ese deporte.

Nicolás Gallegos, de 38 años, estaba viendo el evento desde su silla de ruedas. Cuando tenía 18 un accidente lo dejó parapléjico de la cintura para abajo y su sueño de toda la vida había sido en convertirse en surfista.

Passeri tocó el hombro de Gallegos y se ofreció a llevarlo a sus espaldas para atrapar la primera ola; con el escenario del mundo mirando, y su sponsor, Reef, capturando este acto sin precedentes y totalmente desinteresado.

Pese a que fue descalificado por romper las reglas, Passeri expresó cuando llegó a la orilla: “Creo que fue la mejor ola y el mayor triunfo de mi vida.”